lunes, 12 de enero de 2015

Series que marcaron el 2014.

Publicación escrita para la Revista Zona7.


Despedimos un año como pocos vistos para la televisión, si bien ya no están con nosotros series que crearon un culto como “Breaking Bad”, “The Sopranos”, “The Wire”, y por ende, pensamos que no podríamos sobrevivir sin ellas en la posteridad o que opacarían a las venideras, nos equivocamos, el 2014 sorprendió con un menú bastante amplio y por un momento hizo que nos olvidáramos que las anterior citadas existieron alguna vez; por esa razón, usted estimado lector se encontrará con una serie de recomendaciones que para este servidor son la distinción de lo visto el año recién terminado.

20. Orange is the new Black.
Una serie con un éxito inmediato en la audiencia y que rompe los esquemas habituales de la TV al predominar en su mayoría, tanto dentro como fuera de la puesta en escena, el género femenino. Así, las historias en la penitenciaria de Litchfield regresan con las mismas dosis mostradas en su primera temporada, humor negro, conflictos, frustraciones, flashbacks y una crítica al sistema penitenciario estadounidense, dejando muy claro además, que no solo Piper Kerman es importante, haciéndose notar con la decisión de los guionistas en su giro protagónico desde el inicio, resolución que le sienta muy bien a una serie que se distingue principalmente por el carismático y natural reparto.



19. The Americans.
El año pasado vio caer su audiencia, más no su calidad cinematográfica; las tensiones durante la Guerra Fría entre la KGB y el FBI regresaron con la “familia” Jennings, aportando más intriga que su primera temporada, “The Americans” se hace notar por una cuidada puesta en escena donde Keri Russell y Matthew Rhys brillan interpretativamente, reconocimiento que ha sido olvidado al igual que la serie.



18. The Fall.
Uno de los mejores thrillers que se emitieron el 2014, con sello británico, lenta -siendo este su mayor virtud aunque quizás el mayor problema de muchos espectadores- adictiva; un juego implacable y de moralidad entre una detective “feminista” caracterizada por una Gillian Anderson –que mujer- extraordinariamente y un asesino en serie misógino ¿misántropo? que cada noche produce terror en Belfast, encarnado por Jamie Dorman, quien demuestra una gran capacidad actoral.



17. Peaky Blinders.
Posee uno de los mejores soundtracks, una exquisita puesta en escena, británica, drama histórico en el mundillo de la mafia, acción, un soberbio Cillian Murphy –todo el reparto realmente- y la incorporación de Tom Hardy como el líder de una familia de criminales judía produciéndole algunas enemistades a la familia Shelby en su expansión por Londres, los británicos sí que saben venderse.



16. 1864.
De origen danés y la producción más costosa hasta la fecha en ese país nórdico, melodrama bélico ambientado como lo dice su título, en 1864, durante la “Guerra de los Ducados”, sangriento capítulo de la historia danesa contra la “Confederación Alemana”, una historia de la que por estas latitudes poco o nada se sabe, elemento favorable para mirar de manera más objetiva su contenido. Con una escenografía que nada tiene que envidiar a las producciones estadounidenses y un reparto bastante acertado, “1864” es como ver una película del género dividida en 8 episodios.



15. Downton Abbey.
En su quinta temporada, el Partido Laborista llegó al poder por primera vez en la historia en el Reino Unido, situación que presentó una época de cambios tanto para los de arriba como para los de abajo. Ubicándose como el mejor drama de época emitido en la actualidad, el nivel interpretativo de todos los actores y actrices continúan rozando en la excelencia, así como su estricta y detallada escenografía cuidada con precisión de relojero, hacen de Downton una serie exquisita y que cuenta con uno de los personajes más hilarantes de la televisión, Lady Violet.



14. Homeland.
En su tercera temporada le llovieron críticas negativas, salieron haters de la serie y no se esperaba que los guionistas lograran remontar una historia que parecía acabada, pero Homeland regresó por lo más alto, con uno de los cliffhangers más tensos del año anterior, y explotando a el personaje más interesante desde que inició, Carrie Mathison.



13. The Knick.
Soderbergh se lanza a la pantalla chica con esta serie y sale triunfante, un guión sútil que narra las vivencias de un hospital en New York a principios del siglo XX, así como las vidas privadas de su personal, un drama médico que puede tocar ciertas sensibilidades y que abarca algunas problemáticas a temas sociales que aún en la actualidad siguen vigentes, con una de las mejores actuaciones de Clive Owen, “The Knick” se desarrolla en una hermosa ambientación acompañada de la partitura del siempre destacado Cliff Martínez.



12. Mad Men.
A estas alturas, ¿qué más puede demostrar una serie como “Mad Men” de su calidad? Pronto a despedirse de la televisión, en su primera parte de la séptima temporada quien lo pensaría, Matt Weiner nos regala no uno de los mejores momentos de la temporada, sino de la serie, destacada por su talento para contar mucho en tan poco, un clásico de la televisión, porque al final, “las mejores cosas de la vida son gratis”.



11. The Good Wife.
Otra de las grandes que se siguen emitiendo, sólida como pocas después de tantos episodios al hombro, su quinta temporada es sin duda la mejor de todas hasta la fecha. Con su “Dramatics, Your Honor”, ocasionando revuelo por todas partes, los King demuestran que su creación no tiene techo que tocar.




10. Gomorra.
En el 2014 se convirtió en la serie más exitosa de la televisión italiana. Del libro homónimo de Roberto Saviano, la serie narra con gran precisión la brutalidad de La Camorra y su poderío en Nápoles, así como una red que llega hasta España, con un reparto de lujo y una puesta en escena decadente en medio de corrupción, “Gomorra” es uno de los mejores relatos sobre la mafia italiana realizados.



9. The Affair.
Resultó una de las revelaciones del año y la mejor apuesta de Showtime –si, por encima de la estilizada “Penny Dreadful”-, un drama envuelto en lujuria, mentiras y emociones, un retrato a las relaciones de pareja con una narrativa atrayente y uno de los mejores repartos del año.



8. The Missing.
Más allá de tratarse sobre la desaparición de un niño, “The Missing” posee muchos matices, entre la tragedia y desesperanza, se traza el suspense paralelo del antes y después de su investigación, llena de poderío dramático y ante una soberbia interpretación de James Nesbitt, yace un thriller desgarrador.



7. Transparent.
El 2013 fue de Netflix, el 2014 de Amazon. Una propuesta diferente, arriesgada, porque la vida no es lo que parece y trae sorpresas, o al menos para la familia Pfefferman; un “dramedia” sensible, duro, sobre la transformación de un ser humano, la familia y la vejez con algunos convencionalismos y un Jeffrey Tambor lleno de carisma y talento.



6. Olive Kitteridge.
Soberbio melodrama con sello de HBO, 4 episodios que se enfundan en la vida de una familia formada por una mujer compleja, difícil, fría, para muchos con tonos depresivos; su marido, una persona tierna, solidaria y paciente, el yin y el yang, una antítesis narrada con delicadeza ante una Frances McDormand y Richard Jenkis que brillan en lo magistral de sus personajes.



5. Hannibal.
Serie desapercibida por la mayoría de la audiencia -aunque quizás no sea para todas las audiencias por lo visceral y surrealista- tan cuidada en su fotografía que parece hecha por británicos, es una de las mejores series de los últimos años con la memorable actuación de Mads Mikkelsen haciendo olvidar inclusive al propio Hopkins.


4. True Detective.
Serie con una mística indeleble, uno de los mejores guiones escritos para la televisión de los últimos años, con una narrativa atrayente y que empezará a marcar tendencia; en medio de un atroz y escalofriante crimen se da el desarrollo y transformación de dos detectives interpretados magistralmente por el dúo McConaughey-Harrelson.



3. Boardwalk Empire.
La gran despedida del año, una temporada que recorrió su camino por la delgada línea de la perfección, el mejor papel en la carrera de Steve Buscemi bajo el mando de un Scorsese obsesionado por los detalles que siempre la distinguieron. Lamentablemente, pasó desapercibida por la audiencia.



2. Happy Valley.
El año anterior no tuvimos a “Broadchurch” en pantalla, pero de nuevo los británicos la vuelven a hacer con este thriller que lleva la tensión al tope y posee la mejor actuación femenina del 2014, Sarah Lancashire está espectacular.



1. Fargo.
Quién diría que un spin-off  televisivo del filme de los Coen –y precisamente de este filme- lograra tal excelencia. La distinción de Fargo yace en que posee el mismo ambiente y estética que los Coen le inyectan a su película, pero la serie logra una personalidad propia, si, dosis de humor negro, personajes carismáticos, diálogos con diferentes tópicos, sin dejar de lado la oscura personificación de Billy Bob Thornton a uno de los villanos más memorables de la TV junto a un Martin Freeman que se va haciendo camino a uno de los mejores actores de su generación. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada